Ir al contenido principal

Esos vampiros, tan humanos

Los murciélagos siempre me parecieron horrendos y los que beben sangre, a los llamados vampiros, más. Seres de otro planeta, parecidos a una rata maloliente con delgadas membranas de carne flexible haciendo de alas. Que solo se alimentan durante la amenazadora oscuridad de la noche, permitiéndoles camuflarse, mientras chupan sangre. Toda la mitología que existe tras de ellos, da miedo. Que os voy a contar que no sepáis, todos sabemos de películas, novelas y relatos inspirados en esa sabiduría popular que, demasiadas veces, poco tiene que ver con la realidad.
Estuve encantada de tener que cambiar de opinión sobre ellos, al enterarme de que son muy sociables y generosos con los suyos. La primera vez que oí hablar de su altruismo fue en una conferencia que dio Arcadi Navarro titulada “La inteligencia como estrategia evolutiva”, en el CCCB de Barcelona. Y luego en el libro de Yuval Noah Harari “Homo Deus”, donde también se menciona el altruismo de los murciélagos vampiros.
Por lo visto, ese tipo de murciélagos, los vampiros, que solo habitan en Sudamérica, se congregan por miles dentro de cuevas, y todas las noches salen en busca de presas. Cuando encuentran un ave dormida, le efectúan un pequeño corte y lamen la sangre que emana de la herida, no succionan como los vampiros en las novelas. No todos los murciélagos de la comunidad encuentran de comer. Con el fin de superar la incertidumbre de la su vida, los vampiros se prestan sangre. El individuo que no consigue de comer volverá a casa y le pedirá a un amigo que haya tenido más suerte, que le dé parte del botín. Este, sin importarle que no sea pariente, vomitará una ración de la comilona nocturna y se la dará a su colega para aplacar su hambre. Los dos recordaran perfectamente el hecho y cuando cambien las cartas y el hambriento sea el suertudo le devolverá el favor a su colega. ¿Altruismo, colaboración, justicia? Tal vez, un poco de todo.

Tenemos arraigada en muchas esferas de la cultura y en el tiempo, la concepción de que los humanos somos esencialmente egoístas. Aquello, de que el hombre es un lobo para el hombre, que decía Hobbes. A pesar de esa idea, el comportamiento de los vampiros me ha descubierto que hay muchas evidencias que demuestran todo lo contrario. En las condiciones adecuadas, el ser humano es social, cooperativo y altruista como los vampiros.
La idea de que la naturaleza es agresiva y que en ella no pueden sobrevivir los más débiles, ha dominado la sociedad durante generaciones y aún lo hace. La creencia absoluta a “la ley del más fuerte” ha calado muy dentro en la dinámica social, con sus claras consecuencias. Ya es hora de alzar una mano en favor de la flexibilidad de nuestra especie. ¡No somos ni buenos ni malos, sino todo lo contrario, elásticos y maleables!

Charles Darwin ya intuyó que el altruismo tenía su papel en la evolución, pero no supo cómo acoplarlo a su teoría. Más tarde, la cooperación se ha podido encontrar en todos los niveles de vida, desde en una simple célula hasta a nosotros, los humanos. Entre los primates en libertad, hay múltiples ejemplos de cooperación y altruismo como son la caza cooperativa entre chimpancés o casos, aún más maravillosos, que ocurren entre los bonobos a quienes se ha visto prestar ayuda a minusválidos y heridos. El altruismo está muy presente en la naturaleza, especialmente en el cuidado de las crías, y la podemos observar en una gran variedad de contextos. Como cuando un suricato emite una señal de alarma para indicar la existencia de un peligro al grupo, poniéndose en peligro, ya que puede ser detectado fácilmente por sus enemigos.
No es fácil entender qué beneficios tiene para un individuo ayudar a otros a costa de sí mismo. Dos teorías intentaron explicarlo. La primera teoría la planteo William Donald Hamilton, quien expuso la “selección por parentesco”. Según esta teoría, ayudamos a aquéllos con quienes compartimos genes, a nuestra familia. Pero no explica por qué ayudamos a personas que ni siquiera conocemos, como ocurre con los vampiros.
Más tarde Robert Trivers (1971) planteo el “altruismo recíproco”, que dice: que a un individuo le puede ser beneficioso cooperar con desconocidos, no emparentados, si existen posibilidades de que en un futuro reciba provecho de los mismos. En esta hipótesis, no es necesario ni el beneficio del grupo parental, ni tan siquiera que los individuos estén relacionados, pudiendo incluso ser de otra especie.
Muchos, experimentos como “el dilema del prisionero” han ido confirmando estas hipótesis y nos han llevado a pensar que la cooperación y el altruismo fue una de las claves del éxito demuestra especie. Todos los animales, jugamos en el tablero de la vida y hay que mantener en equilibrio la cooperación y la competición, las dos son necesarias para la supervivencia. El contexto o el medio determinaran que estrategia nos será más efectiva en cada situación.
Somos muchos, ya, los que sabemos que hay alternativas a la lucha, a la agresividad, a la competitividad. Las tácticas de cooperación, generosidad y el altruismo son igualmente eficaces para resolver problemas. Y poco a poco iremos destruyendo el concepto de que el ser humano es malo por naturaleza y dejaremos de asustarnos con lo que nos rodea. 

“No es la más fuerte de las especies la
que sobrevive, ni la más inteligente, sino
la que responde mejor al cambio”
Chales Darwin


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las cosas "NO" son así y punto

Dicen que cuando el sabio señala la Luna, el necio mira el dedo.
Proverbio chino

La mayoría hemos recibido una educación basada en certezas. No solo en el colegio, sino en casa. Seguro que, en algún momento, alguno de vuestros progenitores, cuando ya cansados de vuestras preguntas, sentenciaron: “Es así porque siempre ha sido así y punto” o “Es así porque lo digo yo” Se negaban, tanto a ellos como a nosotros, la posibilidad de razonar, de dudar que lo aprendido tal vez fuera erróneo. A medida que fui leyendo divulgación comprendí que la ciencia es un proceso, no un dogma. Un procedimiento para aprender, para saber cómo funcionan las cosas y no un conjunto de las que ya se saben. Que, en ciencia, es más importante aprender a hacer preguntas que a encontrar respuestas.
Recuerdo la revelación de la palabra contingencia por parte de Stephen Jay Gould, hablando de evolución. Las cosas son así, pero hubieran podido ser de otra forma y sobretodo podían cambiar en un futuro. “Las cosas NO son …

Números para entrever lo infinito

Para ver el mundo en un grano de arena,
y el cielo en una flor silvestre,
abarca el infinito en la palma de tu mano
y la eternidad en una hora

Como la mayoría de nosotros tengo experiencias de mi infancia en las que recuerdo la casa de mis tíos, o la panadería de mi barrio, con un tamaño mucho más grande de lo que pude comprobar de mayor. Siempre me sorprendió ese fenómeno y he tenido curiosidad por saber por qué ocurría. Ahora sé que, sin duda, mi sentido de la escala estaba dañado como del que creó las idealizadas figuras de El Greco. Exageraba las dimensiones físicas, los detalles de mi pequeño hábitat tanto como el impacto emocional que me causaban. Este es solo un ejemplo de cómo los humanos distorsionamos la realidad. La evolución nos ha dotado de una visión de la vida a escala humana. Solo prestamos atención a lo que ocurre a nuestro alrededor, nos interesamos por los objetos que podemos ver y contar con los dedos de una mano. Nuestro sentido del tiempo solo refleja nuestras e…

Un descubrimiento muy “cool”